top of page
  • Foto del escritorPaulina Rodríguez

El Poder de la Palabra: Un Cambio de Perspectiva puede reenfocar al Realidad


En el mundo “infoxicado” en el que vivimos, donde la cantidad de información que recibimos es inmanejable y todos luchamos por ser selectivos en lo que recibimos, las organizaciones, autoridades y empresas tienen una gran oportunidad de diferenciarse y modelar con su forma de comunicar. 


Todos coincidimos que las palabras pueden ser huecas o una herramienta muy poderosa dependiendo quién, cómo, cuándo y por qué canal se usa. Las palabras influyen en la forma como percibimos la realidad, como nos comportamos, como nos relacionamos, cómo reaccionamos y por último cómo tomamos decisiones de compra de un producto, selección de una pareja o voto por una autoridad.


En este artículo pretendo ayudar a pensar cómo lograr influir e impactar positivamente el mundo, reenfocando la comunicación en lo verdaderamente importante y así diferenciarnos y trascender.


¿Qué sucede cuando cambiamos la perspectiva de nuestra comunicación y dejamos de hablar sólo de nuestros logros y nos movemos a compartir contenido de valor para otras personas?  ¿Qué sucede cuando decidimos generar conversación, en vez de un monólogo, lo cual implica capacidad de escucha del otro?


“La Comunicación es una Herramienta Estratégica”: ¡una verdad lapidaria que se subestima!

La comunicación debe ser el reflejo, el motor, el habilitador y el blindaje de la estrategia de una organización. No se trata solo de lo que decimos, sino de lo que no decimos. El peso de la palabra no dicha también es muy grande y es un recurso que debe ser analizado con mucho cuidado


Tradicionalmente, las empresas, organizaciones y autoridades han centrado sus esfuerzos en transmitir información bonita sobre sus productos, servicios y logros a través de mensajes persuasivos y superficiales, que muestran lo cree que el buyer persona quiere escuchar. El gran problema surge cuando no conoces realmente qué espera tu buyer personas, y tu mensaje pasa a ser irrelevante o incluso te aleja de una decisión de compra.


El mercado está saturado de información y competidores, la agilidad del intercambio de contenido crece, las expectativas por comportamientos responsables son exigentes, por eso cada día es más difícil lograr confianza, diálogo y por ende, licencia social para operar. 


El objetivo es diferenciarse por crear contenido relevante, por modelar conductas inclusivas, por demostrar los retos y avances con transparencia, y lo más importante ser coherente y consistente entre lo que se hace y lo que se comunica. 




El Cambio de Perspectiva: Del monólogo a la conversación que conecte


El cambio de perspectiva que propongo implica alejarse de la mentalidad de convencer unilateralmente con monólogos cargados de “lo que queremos decir” y enfocarse en la construcción de conexiones significativas con la audiencia, donde la escucha activa y empática son la clave. En lugar de simplemente transmitir información, se trata de involucrar, inspirar y construir con las personas las soluciones que nos lleven a la construcción de una sociedad próspera donde no se deje a nadie atrás. 


Esto implica un enfoque más humano y auténtico en la comunicación, y puede implicar incluso comunicar cosas ¡no tan cómodas! para la organización o para la audiencia, pero que se basan en la valentía que se requiere para cambiar el estatus quo y lograr enrutar en positivo la fuerza del mercado y con ello el futuro de la sociedad. 


La Comunicación Auténtica: La Clave del Éxito


La autenticidad se ha convertido en un activo invaluable y escaso en el mundo, los pocos líderes sociales, políticos o empresariales que lo logran se lanzan al estrellato. Los consumidores y ciudadanos están cansados de los mensajes vacíos y las promesas genéricas, quieren conectarse con una causa y trabajar por ella, quieren sentir a la marca y estar orgullosos de comprarla. Esto es un gran reto, que exige pensamiento y cuestionamientos de fondo, que muchas veces implica desaprender para aprender, si se quiere realmente cambiar. 



La Historia como Elemento Central


Es en este punto que cobran relevancia los famosos “storytelling y storydoing”, por aquello del poder que tienen las historias en los sentimientos y por ende en el llamado a la acción de las personas. Las historias tienen el poder de tocar las emociones y conectarse con la audiencia de una manera profunda, por eso, en lugar de sólo enumerar características y beneficios, listar logros, destacar cifras, las organizaciones deben contar las historias que ilustren cómo sus productos o servicios han impactado positivamente la vida de las personas o el ambiente, y darle así vida a las cifras que demuestran su desempeño. 


Escuchar a la Audiencia: La Comunicación Bidireccional


Por allí dicen que tenemos 2 oídos y 1 boca, porque debemos escuchar el doble de lo que hablamos. Esta recomendación también es valiosa para las organizaciones, que deben entender que la comunicación no se trata solo de hablar, sino también de escuchar. Las redes sociales y las plataformas en línea han abierto la puerta a la comunicación bidireccional. Se debe aprovechar esto para recopilar comentarios, responder preguntas y comprender mejor las necesidades y deseos de su audiencia, y en base a eso nutrir realmente la estrategia.


El Resultado: Un Mercado Reenfocado, una Sociedad que Construye en Positivo

Cuando las organizaciones adoptan un enfoque de comunicación auténtica, cercana y bidireccional, que conecta desde la perspectiva de la audiencia, que incluye la vivencia de sus valores y que demuestra un proceso de mejora continua en la gestión de sus impactos, la sociedad y el mercado se reenfocan de manera natural:  Valora y diferencia, prefiere y fideliza, defiende y endosa a la organización, creándose valor para sus objetivos empresariales o institucionales.





Commentaires


bottom of page